lunes, 11 de marzo de 2013

¡QUIERO QUE MUERAS, MI HIJO!

(A Sol... ¡siempre contigo!)
¡Mis ojos negros, son pájaros masacrados, muertos, 
secos carbones, sin calor, sin lágrimas, 
perdidos en las brumas de un tiempo de elegía y dolor, 
cegados por el monstruo de polvo blanco 
que lacera con saña la vida de mi hijo
 encadenándole a los abismos de un infierno de muerte, 
engullendo con lujuria su joven vida no vivida...! 

 ¡Mis ojos negros, son la vía dolorosa del Calvario 
sin Cirineos ni Verónicas, viendo con horror 
los brazos de mi hijo, lacerados esqueletos 
perforados por agujas de hiel y de veneno,
 jeringuillas asesinas, fuego, cucharas de metal...! 
sólo muerte... con sudario de cadáver andante,
 y dentelladas carcomas chupadoras de sueños. 

Mis ojos enlutados, se desbordan ante cíclope blanco 
en las noches de negros delirios de heroína, 
de robos, cuchilladas, fugas hacia el negro pozo...
 ausencias de años en el abismo, con recuerdos de acíbar,
 por piélagos sangrantes, devoradores de vida,
 ¡bramando por desiertos de tormentas cegada en llanto, 
por frías prisiones de garras y torturas oxidadas...! 

 ¡Hijo mío...! mi grito es un desnudo desgarro al verte 
devorado por el vampiro chupador de tu vida,
 encadenado hacia en el lento suicidio de los días,
 enredado en la ilusoria tela de tarántula homicida
 qué convulsiona mi alma en agonías y me lleva a gritar...
 ¡Quiero que mueras mi hijo...! mi hijo, mi dulce amor... 
¡mi niño, ¡quiero que mueras...!¡qué mueras ya...! ¡

Quiero poder llorar... y con el agua de mis lágrimas, 
lavar tu herido cuerpo, tus brazos tumefactos, 
besar tu boca podrida, cavernosa, desdentada...! 
¡quiero que seas libre  de tu verdugo carroñero asesino, 
quiero tu muerte mi hijo, que duermas ya mi lucero, 
y acunarte en mis brazos, como cuándo eras niño!
¡Y saber... que sólo puedes jugar con las estrellas...!

38 comentarios:

  1. ME HA CONMOVIDO TREMENDAMENTE ESTE POEMA, ES TAL REAL Y A LA VEZ TAN DURO Y CRUEL. UN PROBLEMA MUY SERIO QUE LO PADECEN MUCHAS FAMILIAS QUE SUFREN LO INDECIBLE AL VER A SUS HIJOS EN LAS CONDICIONES QUE DESCRIBES....DIOS QUIERA QUE NO TENGAMOS QUE PASAR POR ESTA CRUZ CON NINGÚN FAMILIAR NUESTRO.BESOTES

    ResponderEliminar
  2. Intentaba no quebrarme por ello no lograba reunir palabras en memoria de un gran amigo que se fue a la eternidad, tuve muy poco tiempo de saberlo en agonía.

    Entonces estas letras me quebraron y asoman esas lágrimas que no podían fluir.

    Son ruegos, clamor que cese el sufrimiento del hijo que amamos y sin egoísmo preferimos que descanse en brazos de Dios.

    Mi abrazo grande poetisa con todo el sentimiento.

    ResponderEliminar
  3. Conmovedor y descarnado, como lo es vivir en ese infierno.
    Una madre, impotente, que quiere que su hijo deje de sufrir y no ve más salida que desear la muerte de aquél a quien un día dio la vida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Por DIOS !! Este poema es terriblemente conmovedor.
    ¡"Hijo mío ! mi grito es un eterno desgarro..." Conozco ese grito , lo llevo en mis entrañas . por otras razones que las de tu poema.Sólo una madre puede entender tus palabras hasta los mismos huesos.Tus versos tienen una belleza indescriptible , porque la belleza no sólo está en las situaciones lindas o alegres.No tengo más palabras. Las tuyas , sin que lo sepas, en gran parte fueron escritas para mí. Son los misterios de la vida.¡MUCHA LUZ !

    ResponderEliminar
  5. Amiga Angeles; suelo controlar mis emociones, pero es !tal! la fuerza de estos versos, puesta en la boca de una madre que no he podido hacerlo .
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Desgarrador y Rotundo...Impresionante.
    La Tristeza de una Madre impotente ante esa lacra que va carcomiendo por dentro.
    Una Gran Entrada.
    Abrazos y besos.
    PD: Lo de Manos Unidas te ha quedado fenomenal.

    ResponderEliminar
  7. Qué triste y a la vez que real. Ha habido y habrá tantas madres que desean la muerte de sus hijos por este motivo... Una vez escuché a una de ellas decir: "Al menos, sabré que ya está a salvo". Desgarradora y emotiva entrada. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Desgarrador! Nos llegas directo al corazon con esa fuerza que tienen tus letras, es inevitable no quebrarse ante tanto dolor como el que describes. Ante estas situaciones, al amor de madre no le queda mas que desear el descanso de su hijo a traves de la muerte. Que fuerte, pero a la vez muy real por desgracia.
    Admiro tu talento mi querida Angeles, sabes llegar hondo, muy hondo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Gran dilema emocional. ¿El hijo? ¿La madre? Seguramente ambos. En ocasiones el espectador sufre tanto como el protagonista.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Terrible situación para la madre y para el hijo.
    Un poema que nos hace vibrar ante el dolor de alguien que desea la muerte de lo que más quiere con tal de verlo libre de la esclavitud que supone la droga.Por desgracia,no es ninguna fantasía.
    Excelentes letras,Ängeles.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Charo, lo has dicho muy bien...¡OJALÁ NADIE TUVIESE QUE PASAR POR UNA SITUACIÓN ASÍ. Por mucho que se imagine... nada es como vivirlo en el día a día. Yo lo he hecho, no es ningún familiar mío, pero como si lo fuese, es el hijo de mi mejor amiga... y es brutal.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  12. Querida Soledad, te comprendo, eso ha ocurrido muchas veces con la madre de mi poema... decir, YA NO ME QUEDAN LÁGRIMAS, ESTOY SECA Y MUERTA. y es incapaz de llorar.

    Y lo más doloroso que ha comenzado a decir, es que quiere que se muera su hijo... y un hijo es más querido que la propia vida... pero el monstruo blanco... atrapa bien entre sus garras, y ya no puedes huir de él.
    De nada sirven todo lo que se intente hacer para salvar a quien coge... contra este mensajero de la muerte, no puedes nada.

    Un abrazo con mi cariño.

    ResponderEliminar
  13. Nena, de veras que no sabía sí poner este poema, porque está escrito desde el dolor y con mucho dolor... Yo creo que si hay un infierno de be ser como el sufrimiento de Sol.

    Y ha sido una persona que ha luchado desde todos los frentes... pero son incontables, todas las acciones que su hijo ha hecho desde que la heroína le atrapó en sus garras.

    Desde la esperanza, te envio mi abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Mª del Carmen... siento que mi poema haya removido tus recuerdos dolorosos. No pensaba ponerle nunca en el blog, pero he pensado que quizá si lo lee alguien que esté en el borde de ese pozo..¡QUE DÉ UN PSAO HACIA ATRÁS, AHORA QUE ESTÁ A TIEMPO!

    Si se tira al pozo... sólo la muerte es la liberación. Llevo muchos años junto a Sol y su hijo y están llegando al final... un final imprevisible para uno de los dos, pero de espantoso dolor.

    Mi abrazo con alas de luz.

    ResponderEliminar
  15. Te comprendo José María, no sé como a Sol, le quedan fuerzas, no sé como yo, confidente del hijo y de la madre, no tiro la toalla, pero no puedo. Un dolor y al mismo tiempo un amor inmenso por los dos, me impide hacerlo, pero yo que siempre he sido la que he tirado de los dos ya casi me he rendido porque no se puede hacer más que lo que hemos hecho.

    Y te aseguro mi amigo, que no sé quien de los dos está sufriendo más, si la madre, o el hijo... he teminado en muchas ocasiones llorando abrazada al que me llama desde el límite de su vida.

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  16. Pedro Luis, desgarrador, esa es la palabra... y en la muerte es donde se ve la única salida ya. En dos ocasiones he logrado que el hijo se interne en dos diferentes centros de desintoxicación... con la metadona como suplente en los primeros días... más él se ha escapado de los dos antes de los 10 días.

    El drama de todos los que están pasando este calvario, es brutal. Y se continua vendiendo la droga, y las autoridades de cada pueblo saben muy bien quienes son con nombres y apellidos. Pero existe el soborno, y no hacen nada y mientras se comercia con la vida de personas, que sólo serán libres cuando mueran, mientras quienes trafican con la droga... se forran de un dinero con hedor a podrido y manchado en samgre.

    Un abrazo con brisas de esperanzas.

    ResponderEliminar
  17. Eso es querida Campanilla... AL MENOS SABRÉ QUE YA ESTÁ A SALVO...AL MENOS TENDRÉ UN LUGAR DONDE LLORARLE... AL MENOS YA HA DEJADO DE SUFRIR... Son palabras muy duras, pero llenas del amor que sienten por sus hijos...
    Es que no existen palabras que mitiguen el dolor de una madre...cuándo ya sólo desea que muera su hijo para no verle así.

    Un abrazo con estrellas de esperanzas.

    ResponderEliminar
  18. Gracias Betty por dejarme tus palabras en mi blog. Hay mucho dolor, mucha impotencia y al mismo tiempo mucha rabia, porque son impensables lo que puede hacer una persona enganchada a la heroína... y lo que sufre sobre todo la madre. Sólo es el dolor al desnudo, sin paliativos ni esperanzas, donde la vida ya ha cruzado la fronera y no tiene retorno.

    Lo que no concibo, es que por el asqueroso dinero, se hagan ciegos los ojos, y sordos los oídos, porque ya lo he dicho antes, se sabe muy bien, quienes trafican con la droga.

    Un abrazo con alas de luz.

    ResponderEliminar
  19. Hola Paco... los dos sufren este horiible drama. con el rosario de mentiras, robos, peleas, detenciones, cárceles... es interminable de narrar y de vivir día a día, la vida de un heroinómano.

    Quizá el hijo cuando está sumido en el cenit de su delirio se evada de lo que es o lo que está haciendo. Pero la madre no, ella vive cada día con la espada de Damocles sobre su cabeza... y ya sólo pide la muerte del hijo que tanto ama que llegue ya.

    Lo estoy viviendo con ella, ya varios años, es mi mejor amiga, me he involucrado por él en muchas cosas, he recorrido con ambos su propio calvario... y creo que me estoy rindiendo también. No hay más salida que la muerte.

    Un abrazo con alas de esperanzas.

    ResponderEliminar
  20. ¡Dios, Jerónimo, es el infierno en toda su crudeza de dolor...! Tú como extremeño, creo que debes saber por donde entra la droga a Plasencia y a toda la comarca de la Vera...
    Es "vox populi" lo sabe todo el mundo... y no se hace nada.

    El deterioro moral y físico del que consume heroína es un horrible calvario para la familia en la que está integrado, y sobre todo para la madre... tanto, que ya sólo desea que termine la crucifixión de su hijo, llegue la muerte y termine todo.

    Un abrazo con estrellas de esperanzas

    ResponderEliminar
  21. Querida Ángeles, desde luego no hay peor dolor que tener a um hijo@, en esas circunstancias, pero la culpa no la tienen ellos, sino aquellos que con su criminanidad de repartir esa droga maldita consiguen su binestar y la muerte, dolor y angustia de esas familias.
    ¿Cuando acabará tanta injusticia?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Gracias palabras al viento por tus palabras. Es cierto que no existe peor ciego, que aquel que no quiere ver, y la droga mueve miles de millones de dólares, euros, o la moneda del país que sea.

    Pero lo sangrante y doloroso es ver a un hijo sumido en el abismo más negro, sin poder dar marcha atrás. Una madre que desea la muerte a su hijo, está llena de dolor y de impotencia, al ver sufrir a su hijo. Es demasiado cruel este mundo en el que habitan los heroinómanos... es el infierno en vida, en una recta final hacia la muerte.

    Un abrazo con alas de esperanza hasta tu bello país.

    ResponderEliminar
  23. Extremadamente lùgubre y espeluznante la vida despediciada de tal forma!, Verdaderamente lamentable e inconcebibles tales vivencias que se dan en la sociedad actual, producto de la explotaciòn del hombre por el hombre en donde las ganancias deshonestas y viles apagan y juegan con la vida humana.

    Apenas pude leerlo, desgarra el alma! e hizo recordarme a un amigo acà en Suecia, que hace 3 años de forma tan miserable y similar a la que comentas perdiò a su hijo de 29 años. No hace mucho el Padre de este joven, ha empezado apenas a asomar la nariz, demolido por la tristeza insuperable durante todo este tiempo.

    Solamente a travès de la educaciòn y buenos principios, comenzando por casa y todo el entorno escolar, social, y espiritual, es como se puede intentar atajar o erradicar todos esta desason de la humanidad.

    No podemos perder la esperanza de continuar agregando cada dìa nuestro granito de arena incansable, por un mundo mejor en
    donde haya una vida digna.

    Un fuerte Abrazo Àngeles!


    ResponderEliminar
  24. Dios, qué verdades más claras dices Francisco José... Es un gravísimo problema para muchas familias, y sólo trae, dolor, impotencia y lágrimas... y a veces ya no se puede hacer nada por la persona envuelta en esta vizcosa tela de taràntulas... cada día bajan más deprisa los peldaños de la escalera que lleva a la muerte.

    Es cierto que no se debe perder la esperanza y luchar por un mundo más íntegro y honesto, pero somos marionetas en manos de aquellos que tienen el poder y el dinero.

    Un abrazo con alas de espernza por ese futuro mejor.

    ResponderEliminar
  25. Qué terrible es ese flagelo, no es posible que la muerte sea la única salida... He visto casos terribles, pero también he visto el renacer de la esperanza y el triunfo de la vida .

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Hola Ángeles, he leído tu entrada y me he emocionado, tiene que ser muy duro. Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  27. HOLA ÁNGELES : ES SORPRENDE EL DOLOR QUE EXPRESAS.-
    TE DEJO MI ACOMPAÑAMIENTO CON UN FUERTE ABRAZO.-

    ResponderEliminar
  28. Gracias Rafael, por tus palabras, es cierto que es un terrible flagelo, que destroza y rasga todo lo que toca. Y llega un día que subido en este mortífero carrusel, te das cuenta que no existe vuelta hacia atrás...

    Y es cuándo una madre se rinde y sólo desea que su hijo descanse para siempre bajo una losa. Brutal, dramático, pero real y trágico.

    Un abrazo, con estrellas de esperanzas.

    ResponderEliminar
  29. Gracias Pepe, por tus palabras, lo es, es muy doloroso ver como tu hijo, al que darías la vida por él, ha elegido seguir bajando por las escaleras que sólo conducen a más dolor, y al final la muerte. Entonces ya no existe la esperanza, la destruyó también la heroína.

    Un abrazo con alas de felicidad,

    ResponderEliminar
  30. Hola Thony, he vivido muy de cerca todo este proceso, soy amiga de la madre, y del hijo, los dos me han buscado, y ahí he estado siempre, pero ya es como cuando se desborda un río y deja a su paso sólo muerte y desesperación, con un inmenso dolor. El ganador será el maldito polvo blanco, portador de muerte y dolor al desnudo.

    Es como un gigante Cíclope, que devora vidas y esperanzas.

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  31. Hola Ángeles, de nuevo por tu blog para felicitarte y desearte un buen fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Querida Ángeles, me ha impresionado tu bello relato, por desgracia hay bastantes casos como este.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Mi amiga, un fuerte abrazo y desearte una semana santa muy feliz en compañia de los tuyos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Gracias halconcien, siempre tus buenos deseos son de felicidad, la vas dejando como huellas en tu caminar por la vida, y eso mi amigo es la mejor manera de ser feliz, y hacer feliz a quienes encuentras en el camino.

    Un abrazo con alas de luz.

    ResponderEliminar
  35. Hola Letras de papel, es cierto que existen muchos casos similares, con el dolor que ello trae a la familia y al propio heroinómano, mi amiga no puede ya más, y ya no sé que hacer ante su fiero dolor.

    Y llega un momento que uno de los dos, la madre o el hijo, bajarán el último escalón de la vida... y la muerte habrá hecho su conquista.

    Un abrazo con estrellas de esperanzas.

    ResponderEliminar
  36. Gracias palabras al viento, no sé como celebráis la Semana Santa en tu país... En España hay procesiones con bellísimas imágenes. Los imagineros españoles siempre han sido los mejores del mundo, y han dejado una obra inmortal en las imágenes con el dolor tallado en sus caras, y en sus cuerpos las señales del sufrimiento.

    Te deseo que tu Semana Santa, te llene de luz y esperanzas.

    Un abrazo en las alas de un cóndor que cruce el Atlántico.

    ResponderEliminar
  37. "acunarte en mis brazos..."
    Esta estrofa, en los labios de la madre, es demoledora. La dadora de vida, la que cría con todas las esperanzas. Para que, al final, quede todo roto, los brazos, los ojos, hasta la propia naturaleza de la maternidad.

    ResponderEliminar
  38. Es muy doloroso dafd, yo creo que ahora mismo para la madre, es mucho mejor que su hijo esté muerto y pueda descansar, que no verle como un cadáver andante hundido en un abismo de fondo, donde la esperanza se diluyó entre el polvo blanco hacedor de muertes.

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar