martes, 6 de diciembre de 2011

¡ HA NACIDO UN NIÑO !

¡A "La Cana" con mi cariño siempre.!
En los cielos parpadean las estrellas, 
y en el barbecho se durmió la escarcha, 
la sementera es cristal de carámbanos, 
¡cuchillo el viento en la noche helada...! 
En la dehesa, entre recias encinas, 
hecha de adobes y de tejas rasas, 
surge entre jaras emanando trabajos 
una humilde, pequeña y vieja casa... 

 Arden los leños en su chimenea 
dando calor en la fría madrugada,
 la luna en arreboles de luz fúlgida 
difumina su luz por la ventana. 
¡Gime una madre en gesto doloroso 
junto al jergón de maíz donde descansan 
sus tres pequeños hijos, acunados 
al abrigo de unas raídas mantas...! 

De dulzura y dolor acrisolados 
su rostro virginal se desencaja 
sujetando con sus brazos, el gran vientre
 abultado por la preñez que acaba. 
El coraje que la vistió en la tarde 
ocultando su parto qué llegaba, 
la baña aún de valor ante la espera, 
¡quiere cambiar su miedo en esperanzas...! 

 Su hombre se marchó ya hace unas horas, 
¡iba a parir la vaca en la majada, 
primeriza, venía mal el ternero, 
podía morir... y era el pan de la casa.! 
Y la madre, calló mordiendo el miedo, 
calló que su parir, también llegaba... 
ella era fuerte, sabía como hacerlo,
¡si la vaca moría, no tendrían nada...! 

 Se desbordan los dolores y las horas, 
su soledad y miedo se agigantan... 
llega el parto... mira a sus hijos...duermen, 
¡y cae aturdida en su humilde cama.! 
Aferrada a su catre de panochas 
clava sus uñas en sus manos pálidas
 jadeando respira entre sudores... 
¡está llegando el hijo que esperaba! 

Tensa su cuerpo, y ahoga entre sus labios 
los gritos de dolor en qué se abrasa, 
brota el agua y la sangre a borbotones,
 ¡empuja el hijo desde sus entrañas! 
Siente el calor del líquido en sus muslos 
y como mancha de rojo las jarapas, 
¡eclosión! la cabeza rasga y sale... 
tras ella... el cuerpecito se resbala. 

¡La Madre! ¡Con las piernas abiertas a la vida
 siente la vida salir desde su alma, 
a dentelladas, entre agonías y júbilos 
pare a la luz otro hijo...¡otra esperanza!

22 comentarios:

  1. Angeles,qué fortaleza y temple has tenido para escribir este poema,que intuyo está basado en la realidad...!
    Qué maravilla,cómo describes,colocas y sientes cada detalle,cómo nos llegas al alma,que va doliendo poco a poco, vislumbrando ese momento humano y divino,amiga...!!
    ¡¡Qué pena cuando la pobreza hunde sus garras en la gente sencilla y no tiene recursos para sobrevivir y defenderse de las inclemencias del tiempo y las circunstancias...!!
    Mi felicitación por tu maestría y bien hacer,Angeles.
    Mi abrazo siempre por tu amor a la vida y a las letras.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  2. Querida M. Jesús, has intuído bien, el poema está basado en un hecho real. "La Cana" es una persona angelical, con una fortaleza insuperable, tuvo a su hijo sóla, por no decirle a su hombre, que ella estaba de parto también, era más importante la vaca, que podía morir. Cuando la conocí, ni siquiera constaba en el Registro Civil, La llamaban "La Cana" porque es casi albina y su pelo es blanco.
    Era hija de la miseria y el hambre, y siempre había vivido en la dehesa "El Fondón" dedicada a cuidar los cerdos, y las cabras de otros. Conseguí que se pudiese registrar, pero no sabe ni cuando nació, ni los años exactos que tiene, ya que sus padres no viven, y su hombre, como ella le llama, la tomó cuando era una niña.
    Hoy, ha mejorado bastante su situación, tiene un nombre propio "María", pero todos continúan llamándola "La Cana".

    Un abrazo y mil gracias por esa luz, y esa sensibilidad que tienes.

    ResponderEliminar
  3. una nueva vida,lo demas,realmente importa?
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Me ha emocionado tu poema relato. La heroicidad de la mujer, su temple, las descripciones.
    La enorme generosidad de postergarse a sí misma por el bien de la economía familiar (esa vaca que pare) que, en realidad, es el sustento para sus hijos.

    ResponderEliminar
  5. Es muy bueno tu poema, me ha gustado mucho y lo he leído varias veces. Precioso. Tiene imágenes bellísimas, sentimiento, musicalidad, emoción. Un placer leerlo y releerlo. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. ¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)
    (¸.•´♥ (¸.•` ♥ *» ♥.•°♥..Bellísimo poema, artilugios exactos e imágenes fabulosas, es un placer leerlo y compartirlo.¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)
    (¸.•´♥ (¸.•` ♥ *» ♥.•°♥..

    ResponderEliminar
  7. Hola Carna, es cierto que lo importante es esa nueva vida que nace, pero que pudo no haber nacido, una mujer sola pariendo un hijo, parece impensable en nuestro mundo por el riesgo que conlleva. "La Cana" lo hizo... anteponiendo el parto de la vaca al suyo propio, y todo porque sabía lo que es vivir con miseria y hambre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Dafd, es cierto que has captado toda la generosidad y el inmenso dolor, que tuvo que soportar sola esta mujer dando a luz. Ella ya había tenido otros tres hijos, y sabía lo que era un parto... Pero si la vaca o el ternero morían, se encontrarían sin nada, porque era lo único que tenían, por eso calló que su parto llegaba también.

    Un abrazo y gracias por llegar hasta mi espacio.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Julie por tus palabras, para mí lo verdaderamente hermoso, es el inmenso sacrificio, miedo y dolor que sintió la madre, cuando supo que tendría que estar sola en su propio parto... y dejó que se marchase su hombre, sin decirle nada. ¡La vaca era más importante que ella...!

    Mi cariño con un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Gota de Rocio, mi poema refleja mi admiración por esta sencilla y sufrida mujer, al tener el coraje de parir sola, porque si se quedaba con ella su hombre (ella le llama siempre así) podían morir la vaca y el ternero. ¡Esto es amor a sus hijos y a su sencillo hogar, porque era su única pertenencia y se podían quedar sin nada.!

    Un abrazo desde la distancia.

    ResponderEliminar
  11. Hola Ángeles,es maravilloso,esas mujeres que son heroinas, pero no para su propio beneficio, sino para el bien de su familia y sus hijos a costa de sus vidas,habría que darles un gran legado y no a esos que le otorgan medallas y condecoraciones , tan sólo por haber hecho cualquier memez.
    Te reitero lo que dice Julie, tus relatos son para leerlos varias veces porque son de una grandeza y pureza extraordinaria, no se cansa uno de ello.

    Besos y feliz día.

    ResponderEliminar
  12. Angeles.Un poema enternecedor. Te leo que es basado en la realidad.
    ¡Se sabe que La necesidad obliga!
    .¿Pero cuanto dolor pasaría para tener ese solete en su regazo?.
    Preciosa foto..

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  13. Hola palabras al viento, es cierto que muchas veces los verdaderos héroes, tanto en hombres como en mujeres, permanecen en el anonimato, y sin embargo ídolos de barro, son condecorados con toda clase de medallas. Sin embargo creo que siempre la conciencia te pasa factura más tarde o temprano, y la luz siempre vence a las tinieblas.¡La verdad sale a la luz!

    Un abrazo hasta ese sur que tanto amas.

    ResponderEliminar
  14. Juolina, es cierto que la pobreza condiciona muchos sucesos de la vida, pero ya es duro y doloroso un parto, como para vivirlo en las más completa soledad. Es de una grandeza de alma increíble el sacrificio de esta mujer, todo un acto de amor a sus hijos y a su hombre... ella no importaba, y tragándose su miedo se quedó sola.

    Un abrazo con mi cariño siempre.

    ResponderEliminar
  15. ¡ madre ! que bonito el ver nacer a un hijo es el milagro mas vello y de mucha responsabilidad
    yo cuando mire a mi hija por primera vez sentí las mas bellas sensaciones y alucinaba de que ese ser estuviera dentro de mi fue maravilloso
    las necesidades hoy en dia son una realidad pero hay cosas en la vida que nos da la oportunidad de ser de dar y revivir hoy en dia hay personas que tienen un hijo en los brazos y no tienen ni un cachito de pan pa darle pero dios de una manera o de otra hace que esos niños coman claro que si
    es precioso todo lo que escribes cielo un besazo

    ResponderEliminar
  16. Hola Ángeles, lo primero que destaca del texto es el título... apropiado para esta época y por ello sorprende lo que sigue...

    Lo segundo es la poética preparación con la que encabezas el relato...”se durmió la escarcha”, “cristal de carámbanos”, “dehesa”, “recias encinas”, “pequeña y vieja casa”... Nos sitúas en la escena y nos haces vivir el preludio de algo grande, natural y bello...

    A continuación la historia... ¡Qué decir!... Cada una de tus palabras engarza en ese rosario de rimas que desgrana la vida que sale del alma... de esa madre... la “Cana”, a través de su miedo, dolor y soledad... y sus piernas abiertas por las que siente salir... otra esperanza.

    ¡Magistral!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Aunque cuando veo una poesía me la salto, ando intentando leerlas. Esta tuya es un relato escrito con versos muy bello. Lo que narras es tan real como la vida misma en el campo (hace unos años en España). No, so al final terminaré leyendo poesía. Nos leemos.

    ResponderEliminar
  18. Es cierto hadama, ver nacer a un niño es como un milagro divino un milagro de la vida que hace continuar la vida. Y al tenerle en tus brazos, ya el amor se desborda en riadas de sentimientos.

    Un abrazo con mi cariño.

    ResponderEliminar
  19. Ernesto, lo más sorprendente es que ocurrió la noche de Nochebuena,¡increíble! ¿verdad? yo la he dicho muchas veces a "La Cana" que Dios envió un angel para que nada la ocurriese ni a ella ni al niño... y ella se rie, con la transparencia y la humildad que tiene siempre.
    Mi poema sólo refleja lo que ella me ha contado siempre, y los sentimientos que me llenan el alma ante este milagro de amor que ella tuvo hacia sus hijos y su hombre.

    ¡Qué la luz de la Navidad llene tu vida!

    ResponderEliminar
  20. Me alegra Ximens que hayas leido mi poema, porque como tú mismo dices la poesía no te gusta mucho, por eso gracias. Quizá un día descubras que los versos, son sentimientos desbordados que nacen del manantial del alma... y vuelan en libertad como destellos de luz y te guste un poquito este "mester" que la musa Caliope protege y eleva a la cima.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. El nacimiento de un niño, es bendiciòn de los cielos!
    Precioso tu poema Àngeles,lleno de dulzura el que venga a la luz una linda criatura. Evocas el nacimiento, preciado tesoro de todos los niños que a bien alumbràis...
    Recibe todo mi cariño
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Gracias Francisco José por acercarte a mi espacio. Es cierto que el nacimiento de un niño es algo maravilloso, lo inusual es que una mujer dé a luz en soledad, y ella misma recoja al hijo y le corte el cordón umbilical, esta es una acción impensable en nuestros días y sin embargo "La Cana" lo hizo anteponiendo su parir, al de una vaca.

    Es una valiente mujer, y con un generosidad sin límites.

    Un abrazo con una lluvia de felicidad.

    ResponderEliminar