domingo, 9 de septiembre de 2012

EL NIÑO ESPANTAPÁJAROS

(A Juan, Farique, Chano... y a los hombres de mi Extremadura que un día fueron niños espantapájaros)
Con sombrero de paja, viejo y roto, 
con la piel por el sol seca y quemada, 
el niño espantapájaros camina 
por la linde de la bruñida haza.... 
¡Es el trigal, mar rubio en oleaje, 
con rojas amapolas pespunteadas, 
y el trigo, grano de oro codiciado, 
madura prieto en espigas doradas...! 

 Los gorriones en la loca algarabía,
los gurriatos hambrientos, en bandadas, 
se posan en el mar de blandas mieses 
golosos del festín que el grano guarda. 
¡... Y el niño espantapájaros vocea, 
con un cencerro oxidado de hojalata....! 
y tañe, locos ecos el badajo,
 tronando el aire con ruido y zaragata. 

Lleva abarcas, nido de hierbas secas, 
los pies curtidos por los cardos, las pajas, 
y corre... y grita al viento ¡fuera pájarooos...! 
volteando el cencerro de hojalata.
 Fugitivos, ensombreciendo el cielo 
huye espantada del trigal la bandada, 
aleteo de alas... fugaz brisa 
sobre el ardiente sol, que en oro baña. 

Remolinean, planeando por el cielo 
plumosos molinillos, plumas pardas, 
y espías del silencio, vuelven raudos 
a las espigas del trigal preñadas. 
Y el niño espantapájaros reaviva 
su infantil griterío, con más rabia, 
¡y vuelven a emigrar los gorriones 
en una rueda, bajo el sol que abrasa....!

44 comentarios:

  1. ¡Que delicia de Poema te han inspirado los Niños Espantapájaros!
    Esas espigas doradas y preñadas, bajo el Sol de mi Querida Extremadura.
    Una verdadera maravilla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga, ya te hechàbamos de menos,¿que tal tus vacaciones?, ¿han terminado?,si es asi, me alegro, no porque se hayan acabado sino porque de nuevo puedo disfrutar de tus poemas que como éste siguen siendo maravillosos,no conocía esa faceta de los espantapájaros niños.Ängeles eres una gran poeta. Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Unos versos sublimes. Ha sido un placer sentir tus letras describiendo con tanto esmero y cariño a ese niño. Felicitaciones sinceras.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  4. Amiga Angeles; después de mes y medio de aislamiento forzoso, vuelvo a leer los blogs amigos y me encuentro con esta enternecedora y sonora poesía,en la que describes una actividad que desconocía pero que me ha impresionado.
    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  5. Has descrito bellamente un gran dia lleno de sol, y el trabajo de estos niños tambien, aunque no lo tienen facil defendiendo los granos.
    Me encanto, escribes precioso.
    Bienvenida! Ya te estaba extrañando.
    Abrazo fuerte, fuerte, y linda semana.

    ResponderEliminar
  6. Hola Pedro Luis, es lindo volver a reencontrarnos todos después de un largo y caluroso verano, en el que se desempolva el alma y vuela en libertad por otros caminos.

    Gracias por tus palabras bonitas hacia esos niños espantapájaros que sé que aún viven. En un recital de poesía lei este poema, y al finalizar, se me acercó un señor... ¡jo! aún me emociono, y me dijo:

    ¿Me permite que la dé un abrazo...? yo soy uno de esos niños espantapáraros y usted me ha hecho llorar con su poema la doy las gracias porque es la primera vez que he escuchado algo sobre tantos niños que fuimos sólo eso... ¡niños espantapáraros! y no importábamos a nadie. Fue un momento con verdadera magia.

    Pedro Luis un abrazo con destellos de felicidad y esperanzas.

    ResponderEliminar
  7. Gracias palabras al viento, sí, ya he regresado de mis vacaciones y desde el lunes he reanudado mi trabajo, que como todo comienzo es caótico. Es curioso que quienes me habéis respondido digais que no conocíais a los niños espantapájaros.

    En Extremadura, extrema y dura, era para esos niños la única manera de comer un pedazo de pan al día, porque sólo lo eran los niños pobres, que ni siquiera pudían ir a una escuela, porque sus padres no tenían ni para darles de comer.

    Un abrazo con espigas de trigo, que son esperanza de pan.

    ResponderEliminar
  8. Hola Teresa, de nuevo hemos vuelto al trabajo y adios a las vacaciones. El poema está escrito a un niño, que es el que representa a tamtos niños espantapájaros como hubo en Extremadura, a quienes está dedicado el poema, viven aún, y les aprecio infinito, porque fueron siempre amigos de mi padre.

    Para ti, una lluvia de magía y felicidad.

    ResponderEliminar
  9. Hola Jose María, deseo que te encuentres bien, y tu ausencia te haya llevado por otros senderos donde tu alma haya encontrado felicidad.
    Los niños espantapájaros eran siempre muy pobres, y con su oficio de espantar los pájaros estaba un bocadillo de pan con morcilla, y así podían comer al día. Llaga el alma el saber como podían soportar tanto calor y tanto dolor... Y sé que aún viven muchos de ellos, a quienes está dedicado el poema, viven, y ese recuerdo les duele al evocarlo.

    Un abrazo con una brisa de felicidad.

    ResponderEliminar
  10. Hola Betty, he estado de vacaciones casi dos meses y por eso no he podido escribir nada en mis dos blogs.
    Gracias por tus palabras, son lindas, y sobre todo porque sé que están dirigidas a esos niños, que soportaron, miseria, calores, dolor y una impotencia absoluta, porque no tenían otro medio para comer... Su vida era muy dura, porque comenzaban desde los 7 años, y era casi un "privilegio" el que les buscase un amo, un año, tras otro.

    Betty, cariños por tu cercania con un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Ängeles,me alegro con tu vuelta, ya veo que has venido con nuevas energías, tu pueblo debe ser un oásis de vitaminas ya que nos has deleitado con un poema tan delicado y cruel, sobre todo para esos niños que hacían de espantapájaros,no tenía ningún conocimiento de ello. Una vez mas se demuestra el abuso, unas veces por necesidad y otras por poder.
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  12. Querida Ángeles,de nuevo estoy por aquí porque me encanta leer y releer tus relatos y ver tus lindas fotos que hacen justicia a lo que escribes.
    Un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Ángeles...hermoso poema, un lindo homenaje a esos niños que merecen nuestra admiración, ellos son los guardianes de lo que será alimento para la humanidad...es un gusto leerte. Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola halcóncien, me alegra volver a encontrarte en mi blog, mil gracias, por dejarme la huella de tus palabras.

    Si, es cierto, que cuándo me voy a mi pueblo, es cuando de verdad se recarga de vitaminas mi alma. Allí están mis raíces, y me desenraizaron de él siendo muy pequeña, pero ya había vivido en contacto con la Naturaleza, y la armonía de sus cielo, sus ríos, sus campos, y la pureza sin mancillar, que aún continua existiendo en esos lugares y sus gentes, son mi mejor antídoto siempre.

    Los niños espantapájaros, son una muestra de la miseria en la que se vivía en Extremadura, donde los grandes latifundios de los marqueses, duques, condes... tenían sin tierras a la gente humilde, sin tierra y sin pan... ¡Ya este pasado es historia, pero la historia se debe contar, para no olvidar hechos como estos!

    Un abrazo, con alas de felicidad.

    ResponderEliminar
  15. Gracias palabras al viento por esas pinceladas de palabras que dejas en mi blog, y son como chispas de luz que iluminan tus comentarios.

    Desde un trigal de oro bruñido, te envio un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Cinarizina, gracias por tu visita a mi espacio. Conozco a personas mayores amigos de mi padre, que un día fueron niños espantapájaros, y lo que vivieron y sentían sigue como una cicatriz en su alma, sin haberse curado... ¡tuvieron una infancia de miseria, hambre, y sobre todo de soledad e impotencia!

    Mi cariño, con un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. ¡Por favor... SOS...SOS...SOS...!

    ¿ME PUEDEN DECIR QUIÉN COMENTE EN MI BLOG, SI HE CONSEGUIDO QUITAR LAS HORROROSAS LETRAS, QUE HAY QUE PONER PARA DEMOSTRAR QUE NO ERES UN ROBOT...?

    Gracias, creo que he sabido hacerlo, pero necesito que alguien me lo confirme.

    ResponderEliminar
  18. SOS...SOS...SOS...

    ¡POR FAVOR, QUE ALGUIEN ME DIGA, SI HE CONSEGUIDO QUITAR LAS HORRIPILANTES LETRAS QUE HABÍA QUE POENER PARA DEMOSTRAR QUE NO ÉRAMOS ROBOT!

    Gracias, he hecho lo que me han indicado, pero no sé si continuan pegadas a mis comentarios, porque yo no las veo cuando contesto a ellos.

    ResponderEliminar
  19. Querida amiga Ángeles, ¡FELIZ REGRESO! ¡BIENVENIDA!
    Un homenaje tan dulce como bello, Ángeles, pero... ¡qué duro trabajo! ¡Que soledad y qué sol desde tan corta edad!
    Los niños espantapájaros en la España triste y silenciada sólo podían estar solos durante la temporada de las mieses. De sol a sol, con su poca comida y un botijo de agua. Su educación fue la Naturaleza y de ella lo saben todo porque la vivían todos los días, todos.
    Es un poema para leer por todas las personas que jamás han apreciado estos terribles trabajos.
    Un poema excelente que recomiendo inmediatamente a todos mis amigos.

    Un fuerte abrazo, querida Ángeles.

    ResponderEliminar
  20. Sí, Ángeles, ya se han quitado las horribles letras y números. Se publica directamente. Lo has hecho muy bien.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Gracias Antonio por tus palabras de bienvenida, sí, ya volvemos a los horarios, el trabajo, los atascos... y la contaminación.

    Veo que conoces muy bien la vida de estos niños espántapájaros, lacera el alma el pensar como era su vida. Y... felices que tuviesen al menos en verano este trabajo...

    Lo he referido más arriba en mis respuestas, una vez en un recital de poesía leí este poema, y al finalizar, un señor, me pidió que le dejase abrazame, porque él había sido niño espantapájaros, y al escucharme a mi, su herida era menor, porque había visto que importaron a alguien. Fue un momento inolvidable, porque los dos, lloramos por distintas emociones.

    Un abrazo, desde mis alas libres de golondrina.

    ResponderEliminar
  22. Gracias Antonio, por decirme, que también he conseguido eliminar las letras roboticas, horripilantes y brumosas, de este blog. Creía que no podría lograrlo, y gracias a algunos de vosotros lo he conseguido.

    Un abrazo, desde un trigal de oro.

    ResponderEliminar
  23. !Ay mis pobres niños! ignoraba que hiciesen ese penoso trabajo. Tu poema es bello, con musicalidad, me ha encantado y al mismo tiempo entristecido. Quiero lo mejor y lo adecuado para nuestros niños.
    Te dejo un gran beso de ternura y gracias por volver.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  24. Muy bonito Ángeles tu poesía está llena de ternura y musicalidad, me ha encantado.
    Un abrazo fuerte desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  25. Muy bonito Ángeles tu poesía está llena de ternura y musicalidad, me ha encantado.
    Un abrazo fuerte desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  26. Precioso poema Ángeles, me ha gustado mucho, y más sabiendo a quiénes va dirigido. Tienes un corazón de oro. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  27. El rito y el mensaje son muy bellos tal vez algún día le pongas melodía para convertirla en canción.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  28. Hola Ángeles,me doy una vuelta y no me canso de leer y releer tu blogs, me encanta.
    Un abrazo y que pases feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  29. Querida Ángeles:
    Un cariñoso abrazo, esperando de nuevo tu entrada en el blog.Feliz dia.

    ResponderEliminar
  30. HOLA ÁNGELES: QUE RECUERDOS...YO FUI UN NIÑO ESPANTAPÁJAROS, CUANDO TENIA 4 AÑOS EN ESA TIERRAS DE GALICIA, TIERRA DE MIS MAYORES.-
    UN CARIÑO ENORME.-

    ResponderEliminar
  31. ¡Dios! Sor Cecilia, que alegría más grande me ha dado al pasar por mi espacio. Es cierto que a los niños se les ha hecho trabajar en lugares y situaciones de muy alto riesgo para ellos. En Extremadura, era casi unprivilegio, ser niño espantapájaros, a pesar de la dureza del trabajo, porque al menos comían una vez al día...

    ¡No todos nacemos con igualdad ante la vida, no todos recibimos el mismo amor, o tenemos los mismos privilegios... y ahí está el origen de tanto sufrimiento en niños... NIÑOS QUE LLEGAN AL MUNDO, MARCADOS CON UN ESTIGMA QUE LES SERÁ IMPOSIBLE ROMPER...!

    Un abrazo, y siempre mi cariño.

    ResponderEliminar
  32. Hola Rosario, mil gracias por tus palabras... tú tienes que estár super contenta... porque una cigüeña me ha cotilleado...

    ¡QUÉ TE HA LLEVADO UN NIETO!

    Y eso sí que llena el alma de felicidad.

    Te envio mi cariño, con estrellas de felicidad, para tí, y para tu nieto

    ResponderEliminar
  33. ¡Rosario, estás tan contenta con el regalo que te ha llevado la cigüeña... que has repetido dos veces tu comentario... y es que la felicidad se duplica, cuándo una nueva vida llega a nuestro hogar.

    Una lluvia de alegrías y luz, para ti, y para tu bebé.

    ResponderEliminar
  34. Gracias Pepe, por tus lindas palabras. Estoy en los comienzos del curso escolar, y tengo muy poco tiempo paa entrar en mis blogs, por eso no te he contestado antes.

    ¡Hay recuerdos que habitan en nuestra alma, y son como estrellas de luz, que nos llenan de vitaminas! Y Caramelo, estará siempre en un mí, como uno de ellos.

    Un abrazo, con bridas de felicidad.

    ResponderEliminar
  35. Huyyyy, Carmen, que más quisiera yo poder saber como se pone la letra de los poemas en un video, y menos la música. Sé muy poquito de las infinitas propiedades que tienen los ordenadores... sólo lo más básico, y ahora con esta nueva interfat, mucho menos.

    ¡Gracias por detenerte en mi espacio, y un abrazo lleno de chispitas de felicidad!

    ResponderEliminar
  36. Gracias halconcien, por llegar hasta mi espacio, y por dejarme la huellas de tus palabras en él.

    Yo también te deseo que la felicidad te lleve de la mano, en los senderos de la vida que debas recorrer.

    ¡Un abrazo, en lluvia de espsranzas!

    ResponderEliminar
  37. Hola palabras al viento, gracias por tu presencia en mis entradas. Ahora en estos primeros días del curso escolar que ha comenzado casi no tengo tiempo de entrar a mis blogs.

    Un abrazo, desde mis alas libres de golondrina.

    ResponderEliminar
  38. Thony, gracias por llegar hasta mi blog. ¿Sabes? nuestra común amiga Sor Cecilia, no sabía que había niños que con muy pocos años, ya eran "niños epantapájaros...

    Y en Galicía el clima de verano, no es tan caluroso, pero en Extremadura... es ESTREMO Y DURO... y los niños estaban de sol a sol, volteando el cencerro de hojalata, y aventando a los pájaros...

    Un abrazo desde un lugar del corazón.

    ResponderEliminar
  39. angeles
    SOY CONCHITA, ME GUSTAN MUCHO TUS POEMAS,
    A MI TAMBIEN, DESDE SIEMPRE, ME ENCANTA ECRIBIRLOS
    AQUI TIENES UNA NUEVA AMIGA
    UN SALUDO PAR TI...AH!!!PASATE POR MI BLOG.CONCHITA SANCHEZ LORENTE, ESA ES MI DIRECCION...

    ResponderEliminar
  40. Angeles,siento haberme perdido este poema...aunque nunca es tarde si la dicha es buena.
    Leo ahora este niño espantapájaros y me lleno de mil sentimientos,que nos vas soltando entre tus letras...Ese niño,que se entrega a un trabajo para ser marioneta de la vida y que se bambolea al viento,mientras los pájaros vuelan asustados de su presencia...

    Otra joya literaria,que voy a leer de nuevo,porque tus letras son vida y alimento.El espíritu se llena de belleza y vuela contigo,amiga...

    Siento haber tardado,últimamente voy retrasada,pero quiero que sepas,que no te olvido,mi querida poeta y amiga.

    Mi felicitación por tu amor a las letras y mi abrazo inmenso por tu cercanía y amistad.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  41. Hola Conchita, gracias por llegar hasta mi espacio, se bienvenida, siempre es hermoso compartir sentimientos y vivencias que van enriqueciendo nuestra alma en nuestro caminar por la vida.

    Gracias por invitarme a tu espacio, iré a visitarte.

    Un abrazo con brisas de felicidad.

    ResponderEliminar
  42. Ay María Jesús, si a mí me ocurre lo mismo, voy retrasada con todos, tengo blogs amigos que no he podido visitar, y es que el tiempo libre en estos primeros días del curso escolar, casi no existe para mí.
    Gracias por tus palabras que como siempre te digo, son de luz.

    En este poema he dejado mucho del dolor de amigos de mi padre, que siendo muy niños fueron niños espantapájaros, y lo que recuerdan y relatan aún sangra en su alma. Thony, me decía en un post más arriba, que él había sido niño espantapájaros...¡CON CUATRO AÑOS...! Dios, es ser marionetas de las decenas de caciques que siempre ha habido y hay, en Extremadura... con la impotencia que ello produce.

    Un abrazo, desde mi alma libre de golondrina.



    ResponderEliminar
  43. Tarea, la de espantapájaros, que yo creía de muñecos, pero que veo, por tu poema luminoso, también atribuida a chavales. El caso es que la misión de proteger el grano sería de gravedad,pues de ello dependería la fortuna familiar. Pero al fin y al cabo era un niño que, acaso, lo consideraría como un juego. Un juego muy serio, pues el protagonista del poema saca, como bien dices, su rabia para tener salvados los campos.

    ResponderEliminar
  44. Hola dafd, gracias por pasar por mi espacio y dejarme la huella de tus palabras. Yo no puedo entrar en tu blog, si pincho en el nick que tengo en mis contactos, me dice que el enlace de golondrina vespertina está roto.

    Por favor, vuelve a agregarte como seguidor mío, porque si clico desde comentarios tu nick me lleva a tu espacio, perosi lo hago desde el de los que siguen mis blogs, no.

    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar