viernes, 9 de enero de 2015

¡ A VECES...!

A veces… 
En lo que dura una ráfaga de tiempo,
 aparece como un milagro fugaz mi infancia,
 y todo es cristal, luz sin mancillar… 
¡cuándo me coronaba la inocencia 
y bebía libertad como los gorriones en vuelo,
 llenando mis manos de sueños azules! 

A veces… 
En el breve parpadeo de un segundo, 
aparece mi río y sus barranqueras, y yo descalza, 
corriendo por sus orillas junqueadas, asustando
 a las ranas que dormitaban al sol, 
 haciendo alguna prisionera con mis pequeñas manos,
 entre aromas de espliego y hierbababuena. 

 A veces… 
En un latido del tiempo qué me habita, 
está esa niña pequeña entre trigales de oro, 
o trepando por los añosos troncos de las encinas, 
para ver los nidos con huevos o polluelos… 
qué hacían reír a mi alma mientras les hablaba, 
¡y allí mi voz quedó dormida entre sus ramas! 

 A veces… 
Me trae el viento los ecos de esa infancia, 
cómo un efímero espejismo bordado de sol,
 cuando era risas, viento, lluvia, libertad, 
cuándo danzaba con las azules mariposas, 
o las luciérnagas me coronaban reina cada noche, 
sobre los rizos rubios de mi pelo.

 A veces… 
Cuándo una nube cruza rauda por el cielo, 
me huele a lluvia de abril, a brezo y jara, 
al chapoteo de mis katiuscas en los charcos, 
a caracoles con los cuernos al sol, 
y me anega ese minuto que me habita 
como si se abriera en el cielo una grieta de luz. 

A veces… 
Se crea un puente de arco iris brillante 
qué engarza mi pasado y mi presente, 
donde no hay reloj, ni brújula, ni tiempo… 
¡me reconozco en la mujer que hoy soy! 
y también sigo siendo la niña que jugaba con estrellas, 
hablaba con los árboles, las flores, la vida… 

¡Así...tengo mis manos abiertas a la esperanza!

34 comentarios:

  1. Es verdad que a veces en un fragmento pequeño de tiempo somos capaces de recrear recuerdos que hemos vividos y que nos hicieron sentir la vida de manera feliz, por eso los seguimos guardando en nuestro interior.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Ilesín, yo creo que lo que vivimos en la infancia son las primeras vitaminas que llegan al alma sin contaminar... cuándo no vemos la maldad, el egoismo o la envidia, que nos rodean cuando todo nos parece un rayo de sol.

      Un abrazo con rayos de sol.

      Eliminar
  2. Hola Nines, repasando cada momento relatado he ido reviviendo muchas de mis propias experiencias de ese ayer que parece calcado en tantos de nosotros... Y es que la vida es así!

    Delicadas palabras para describir a esa niña que es hoy también...

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Ernesto, lo que vivimos cuando somos niños se queda por siempre en la memoria del alma, y hasta podemos percibir aromas, colores y sobre todo un cielo azul lleno de sueños y misterios por descubrir.

      Un abrazo engarzado en un verso



      Eliminar
  3. Querida amiga, no sabes la alegría que me ha dado al poder de nuevo leer y ver tu blog de Huellas del Alma, leí tu SOS, pero no podía hacer nada por mi falta de conocimiento en estos casos, pero ya veo que siempre hay un alma bondadosa que está para ayudar al que más lo necesita (y somos tantos). Me permito con tu permiso darle las gracias porque de esta forma nos hace poder disfrutar de tus poemas y relatos, que son extraordinarios y bellos.
    Un abrazo muy afectuoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola palabras al viento, gracias por tus palabras, yo tampoco sabía que debía hacer para volver a recuperar mi blog, por eso dejé mi SOS, y al final buscando buscando encontré en la red, a una persona anónima que me dijo donde estaba el problema y como solucionarlo.
      Yo siempre digo que cuando Dios cierra una puerta... deja abierta una ventana. Y yo encontré la ventana.

      En ves de enviarte yo nada, porque en Madrid, hoy nos helamos, mándame tú rayos de sol desde tu país que ahora alli es verano, es broma.

      Te envio un abrazo, como siempre, amigo.

      Eliminar
  4. Y cuando en esas veces en que recuerdo la infancia o la adolescencia me doy cuenta en lo rápido que ha pasado el tiempo y parece hasta imposible haber llegado a lo que soy hoy.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Charo, no nos damos cuenta como pasan los días, como decía Calderón de la Barca... Recuerde el alma dormida,
      avive el seso y contemple,
      como se pasa la vida,
      como se llega la muerte
      tan callando...

      Por eso debemos vivir cada día como un regalo donde podemos sentir cosas buenas, o menos buenas... es mejor quedarse con las buenas y llenar nuestra mochila de la vida de ellas.

      Besos para tí con mi cariño.

      Eliminar
  5. ¡Hola corazón ! Sí, la vida "es un bello relámpago" , un soplo, por eso "A veces" recordamos todos los momentos que nos ha tocado vivir. Las risas y las lágrimas.
    Tu poema es precioso, como tu alma luminosa .
    ¡Me encantó ! Un gozo leerte.
    Te dejo mi corazón.
    ¡Feliz semana !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mª del Carmen por tus palabras, siempre llenas de dulzura y luz. No sé, es cierto que los años nos traen nuevas vivencias, pero nuestra infancia es única, porque en ella están como los cimientos para crecer sobre ellos... yo vivía rodeada de adultos, para ellos era "la niña chica" no tenía juguetes ni los echaba en falta, porque no sabía lo que eran, mis juguetes eran las flores, las ranitas de San Antonio, los caracoles, las luciérnagas, y todo lo que se puede encontrar en el campo, como libertad el cielo azul.
      Y te digo un secreto, aún hoy, hago cuando voy a mi pueblo y salgo al campo, hago cosas como cuando era pequeña y eso me llena de luz el alma...

      Besos de azucar para ti

      Eliminar
  6. Nunca hay que dejar de llevar a esa Niña que tenemos dentro del cuerpo de una Mujer hecha y derecha. Siempre debemos programar los juegos para divertirnos con las estrellas, con los árboles, con los polluelos...con las ranas entre risas, viento, lluvia y Libertad...Una preciosidad de Poema que habilita nuestro pensamiento y perfuma nuestros Recuerdos.
    Abrazos y Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Pedro Luis, además es maravilloso sentirse niño/a de vez en cuando y volver a hacer alguna de las cosas que nos llenaban de luz cuando éramos pequeños/as, es como llenarte de vitaminas de sol y luz.
      Yo lo hago muchas veces, y creo que en mí está esa niña que fui que me hizo ser la mujer que hoy soy. ¿A quíen no le gustaría trepar a una encina para hablar con los polluelos de pájaros...? ¿o dormir al relente de una noche estrellada? Huy, ya me lancé y es que de veras es una gozada.

      Abrazos de sol desde un Madrid escarchado.

      Eliminar
  7. Pues sí amiga, a veces como bien dices, recuerdas aquellos años de niñez donde todo era inocencia y dulzura y reconoces a pesar de los años transcurridos, esos aromas y esos instantes de la naturaleza y de vida que hoy al repetirse ya no son los mismos,
    Y es que amiga mía, la vida, toda ella, es un conjunto de etapas y cada una de ellas, tiene un distinto valor y significado de pensamiento y de existencia, pero que a su vez sirven para valorar mucho más el presente y sobre todo enriquecer la fuente de nuestra alma.
    Hay que intentar seguir siendo lo que éramos y sentíamos de niños, porque somos nosotros los que cambiamos por desgracia, a veces para nuestro mal.
    Un bonito poema reflexivo y hermoso, donde pienso que desde una niñez dichosa, el alma de la persona siempre logrará ser más completa y más realizada a través de los años..

    Un abrazo grande poeta. Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan tienes razón en todo lo que dices, cada etapa de la vida tiene sus prioridades y sus motivaciones, Y si miro hacia mi infancia no sé como estando sin juquetes, no los conocía, ni nigun niño cerca de mí, fui toda libertad y una flor, un escarabajo pelotero, los pájaros con los que hablaba, los árboles a los que me abrazaba porque eran mis amigos, se han quedado en la memoria del alma con una luz especial.
      Hoy no me importa decirlo, muchas veces vuelvo a repetir acciones de mi infancia, y me abrazo a un árbol y le hablo o me quedo hasta la madrugada contemplando un cielo estrellado que me hechiza con su luz.
      Creo que siendo adultos y con muchas responsabilidades, es maravilloso de vez en cuando, volver a despertar a ese niño/a pequeño/a que todos llevamos dentro, es que lo necesitamos Juan, porque ahí encontramos vitaminas de sol y libertad...

      Un abrazo atado a una cometa que he echado a volar por el cielo azul.

      Eliminar
  8. Cada instante es como una página de el libro de nuestra vida y, a veces, lo abrimos para releerlo con nostalgia.

    Feliz 2.015, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces con mucha nostalgia Rafael, y más hoy con la vida llena de tensiones que todos vivimos, y el mundo en el qué estamos inmersos, se necesita muchas veces, volver a ser como cuando éramos niños y en el cielo de nuestras vidas, todo nos parecía maravilloso.

      Feliz año, que en tu camino encuentres muchas rosas sin espinas.

      Eliminar
  9. Ángeles..¡Bonito poema!.
    En el que podemos vernos reflejados.
    ¡Gracias!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Greo que sí Juolina, ¿quién no recuerda algo maravilloso que le paso en su infancia?

      Está en nuestra alma, y sólo hay que abrir esa puerta secreta y volver a revivir nuestros sueños.

      Un abrazo con brisas de felicidad.

      Eliminar
  10. Ángeles me alegro por la vuelta de tu blog, además aprovecho para felicitarte por tu gran poema.
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Letras de papel, gracias por tus palabras y sí de nuevo tengo mi blog, qué asustada estaba pensando que no podía solucionar el problema que me habían causado. Hoy he vuelto a escribir en él.

      Un abrazo con rayos de sol.

      Eliminar
  11. Que bonito!!!. Haces fácil lo imposible,
    Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noooooo, ser alguna vez como el niño/a que fuimos es una gozada al revivirlo ya siendo adultos llenos de responsabilidades y casi sin horas para nosotros. Creo que es una buena medicina que todos deberíamos tomar.

      Un abrazo con brisas de primavera.

      Eliminar
  12. Un precioso viaje hasta tu infancia que me trajo también recuerdos de la mía.Me encantó el poema Ángeles,has sabido darle ese tono nostálgico que nos envuelve cuando por momentos volvemos a hacernos niños.La infancia es uno de nuestros tesoros más valiosos y de vez en cuando hay que desenterrarlo para recrearnos en su belleza.

    Un placer volver por tu blog.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Dios! has captado mi poema con el mismo sentimiento qué está escrito, es cierto que ahora a pesar de ser unos adultos responsables, es muy lindo, no sólo recordar nuestra infancia, sino volver a repetir algunas de las acciones de ella.
      ¿No te gustaría coger un buen tirachinas y lanzar una buena pedrada a tanto ladrón como tenemos en España? ¡A qué molaría! Huyyyy qué ganitas de hacerlo.

      Un abrazo Jerónimo.

      Eliminar
  13. A veces, me gustaría saber en que lugar del camino se perdió la inocencia, la ilusión y los sueños de la infancia.
    Hermoso poema.
    Gracias por dejar miguitas en mi ventana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se pierden Alondra, yo creo que somos nosotros quienes echamos siete llaves y nos olvidamos de ellos, y más con esta vida tan stresante qué llevamos y sin tiempo para nosotros mismos.

      Alondra, vuela sin miedo por los cielos azules de tu niñez, encontrarás tantas miguitas de pan, qué volverás a ser por unos minutos esa niña pequeña que jugaba mientras comenzaban a salirle las alas para volar.

      Un abrazo con espuma de sol.

      Eliminar
  14. Ángeles un bello poema y me alegro que puedas seguir con nosotros.
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias halconcien por tus palabras, creo que te refieres a que he vuelto a recuperar mi blog, pues sí, pero he pasado mucho miedo creyendo que le había perdido. Sé muy poquito de ordenadores y no sabía porque me habían hecho daño, ni como solucionarlo, pero al final me ayudaron y aquí estoy de nuevo

      Un abrazo el las alas de tu halcón.

      Eliminar
  15. ¡Hola Ángeles!!!

    Perdona mi demora, he pasado una fuerte gripe que me trajo frita. Ahora voy mejor y poco a poco visito mis blogs amigos/as, este es uno de ellos.

    Nos dejas un precioso poema volando en la distancia y el tiempo, haciendo un recorrido bello por esa etapa inocente de la infancia que casualidades de la vida, se parece mucho a la mía, no siendo que la mía es mas triste. Yo ya he escrito también sobre mi infancia, queda ya bastante atrás en mi blog.
    Es precioso lo que has escrito, amiga. A medida que vamos envejeciendo, recordamos con mucha nitidez los detalles de la niñez. Cada paso dado cada conversación escuchada cada palabra, las caras y gestos de nuestros antepasados.

    Ha sido un inmenso placer pasearme por tus preciosas letras que también me ha transportado en el tiempo.
    Te dejo mi gratitud y mi estima siempre.
    Un abrazo, amiga mía.

    Feliz semana.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marina deseo que ya te encuentres mejor de esta pijotera gripe, yo me pasé en urgencias la tarde de los Reyes, estaba fatal y aún me dura un poco la tos, no sé porque en vez de visitarnos cada año la pérfida gripe, no lo hace un hada buena que nos conceda tres deseos como en los cuentos, y yo que creía en ellas... me tiraron de la nube de los sueños, como sus Majestades de Oriente.

      Marina yo creo que casi todos recordamos cosas lindas de nuestra infancia, la mía también fue triste para quien la mire desde fuera, mis padres trabajaban de sol a sol en el campo, mi hermano mayor al que yo no conocí, había muerto y mi madre sumida en el dolor, no me podía dar mucho cariño... era yo, con mi imaginación y mi libertad, la qué me inventaba juegos y amigos en los animales, en las plantas, o en cualquier pajarillo herido que siempre me tenían guardado otros hombres y mujeres que también trabajaban en el campo, y para los que era como su niña chica, sí miro hacia atrás me faltaron los besos y las caricias de mi madre, sólo mi padre, estaba siempre supliéndolo todo. pero crecí muy feliz porque el cabrero, el guarda de la dehesa o como te he dicho quienes trabajaban en ella, me adoraban y siempre tenían algo nuevo para mí, desde un galápago a una rebanada de pan con miel, una rosca amasada o un enorme cucurucho con fresas, siempre me daban las primeras...

      Un fuerte abrazo con mi cariño.


      Eliminar
  16. Si es que muchas veces parece mentira pero cambiamos tan poquito desde la infancia. Lo que ganamos durante la vida es lo que nos diferencia. Pero la primera e intuitiva mirada sobre las cosas, esa, creo, es la misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto dafd, cambiamos pero no tanto como se piensa, al hacernos adultos es lógico que no hagamos las mismas cosas, pero los sentimientos sí suelen ser muy similares.

      Un abrazo con brisas de felicidad.

      Eliminar
  17. El pasado y el presente siempre van de la mano aunque nostros no nos demos cuenta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto José Manuel, pasado y presente se funden en lo que hoy somos, y no se puede comprender el uno sin el otro.

      Un abrazo con rayos de sol.

      Eliminar